Blogger Widgets

sábado, 12 de septiembre de 2015

El genio del mal. Artemis Fowl de Eoin Colfer.

   La inteligencia es una virtud, de eso no hay duda. Pero ¿qué pasaría si tuvieras un coeficiente intelectual superior? ¿Lo usarías para el bien o para el mal?
Eoin Colfer se hizo estas mismas preguntas antes de lanzar en 2001 el primer libro de la que sería sin ninguna duda su saga más exitosa: Artemis Fowl.
 
La saga, que consta ahora de ocho libros (el más reciente publicado en 2014) comienza relatando la historia de un joven irlandes de doce años, el cual está al frente de los negocios delictivos de los Fowl, una familia con una gran tradición en delitos. El imperio Fowl, se ha visto mermado con la desaparición de su padre, el cual intentaba legalizar los negocios familiares. Artemis, como todo gran genio pre-adolescente que busca incasablemente alguna pista de su padre, solo se le ocurre una idea para levantar la fortuna de los Fowl: robarle el oro a las criaturas mágicas del subsuelo.

En el momento en que consigue hacerse con uno de esos seres, Artemis se convierte en el enemigo público número uno de la PES (Policía de los Elementos del Subsuelo) pero con los años, y los libros, su situación cambiará. Aunque eso, os lo dejo para que lo leais.

  Eoin Colfer, ha creado un mundo lleno de fantasía infantil, donde la ironía y el sarcasmo propio de las islas británicas se ha hecho un hueco. Además, la contextualización en el mundo presente de la obra y la unión de la existencia de seres mágicos subterraneos tecnológicamente evolucionados, hacen de esta saga una obra única, a la altura de Rick Riordan. Claro está, que no solo queda a su altura en cuanto a originalidad temática, si no que también en calidad literaria y trama. Esto se traduce en “lo leo y no me lo creo, señor Colfer”
   Hay una premisa muy sencilla para todos los escritores de fantasía: Todo es posible, mientras que las leyes del mundo que he creado me lo permitan. Esto en otras palabras, es que el autor tiene vía libre para romper las leyes de la física, hacer una bolita de papel con ellas, romperlo y luego reconstruirlo cual Dios todopoderoso. Y es precisamente lo que hizo Eion Colfer. Ha creado un mundo subterraneo de criaturas mágicas, un niño genio que les roba el oro y que comience la lucha del gato y el ratón. Claro está, como buen super villano, Artemis siempre tiene más de un plan para sus maquinaciones y asi poder salirse con la suya.
El problema es que las cosas se solucionan continuamente por un nuevo artilugio mega tecnológico de la leche o un plan de Artemis, que lo ha previsto todo como gran ajedrecista, o simplemente hay un fallo en la estrategia del villano.
   Esto se tolera durante el primer libro, el segundo, el tercero. En el cuarto ya te chirría, el quinto te parece maravilloso...y deja de contar amigo, porque se te ha ido de las manos.
Si hubiera dejado la saga en el quinto libro, habría sido glorioso. Una retirada a lo grande que daba pie a grandes historias de fans y desvaríos en las mentes más alocadas. Pero tuvo que seguir con tres libros más, que ni me atrevo a comentar de lo horribles que son. Siempre es lo mismo, nada te sorprende. En el momento en el que un genio te parece predecible ha perdido toda su gracia. Y Artemis la pierde con el correr de las publicaciones.

   Esto mismo le paso a Rick Riordan, cuya saga de Percy Jackson termine más asqueada y decepcionada de lo que jamás pude imaginar. Ambos autores, corrieron demasiado y se acomodaron en el mismo esquema predecible y monotemático, haciendo que los seguidores solo lo leyéramos para ver el final de los personajes que tanto nos habían enamorado. Su fama, al final, se basa en la fidelidad de los lectores, y no en la calidad en si del texto, lo cual, en mi humilde opinión, no vale nada.

   A pesar de ello, hay algo que me gustó mucho de esta saga, y es el poco usado concepto de antihéroe.
Según el diccionario es “aquel personaje de una obra literaria, narrativa o dramática, a quién se atribuyen las características físicas, psíquicas y humanas contrarias a las del héroe tradicional”. Esto se podría traducir en que no estamos hablando de Superman, si no de Batman. Alguien, cuyo código moral no está muy bien visto en la sociedad y que sin buscar el mal para esta, lucha por lo que piensa que es correcto.
   Artemis pasa la mayor parte de los libros buscando lo que él cree correcto, pues a pesar de autodenominarse genio del crimen, no es más que un niño que busca a su padre aunque tenga que hacer daño a otros. Aquí reside parte del encanto de Eoin Colfe. Nos muestra a un chico que puede con todo, que juega a ser adulto, pero no es más que eso: un niño.

   En cualquier caso, si sois fans de la literatura juvenil y fantástica, os recomiendo este libro encarecidamente. Y daos prisa para leerlos, pues pronto tendremos películas sobre este peculiar irlandes.
Así es, a pesar de que Disney compró los derechos en 2001, no ha sido hasta este pasado 1 de Septiembre que se confirmó que Kenneth Branagh (director de Thor y Cinderella) se encargará de llevar la historia de los dos primeros libros a la gran pantalla. Los cálculos nos dicen que como muy tarde, en 2018 podremos ver al adolescente genio del crimen en acción, pero mientras, los fans más fieles avivan la emoción y el hype en las redes sociales y muchos esperaran una reinterpretación veraz de los libros (nadie quiere otro Percy Jackson y el ladrón del rayo).


   Hasta entonces, dejaros encandilar por Artemis y sus aventuras por el subsuelo y que no os cojan los goblins. 

1 comentario:

  1. ¡Hola! :D
    La verdad, me he alegrado muchísimo de ver que has hecho reseña de esta saga en concreto. Y he de decir que no podría ser más acertada; todos podemos ver claramente el declive de la saga a medida que avanzan los libros, que sin embargo son una delicia a casi todos los niveles en los primeros tomos ^^
    Si te gusta la figura del antihéroe te recomiendo (si es que no los has leído) los libros de la saga de Bartimeo. Pero solo los tres primeros; "El Anillo de Salomón" es mortalmente aburrido, me temo que sin el adolescente capullo (Nathaniel) Bartimeo no da tanto de sí.
    ¡Muchos abrazos y sigue escribiendo! :D

    ResponderEliminar