Blogger Widgets

viernes, 28 de agosto de 2015

El Paradigma de la Normalidad

    
Estás en el tren. Una pobre señora se ha quedado dormida por el suave traqueteo sobre las vías. 
Párate un momento a observarla ¿Tiene algo raro? Sus rasgos, su forma de vestir, sus gestos, su 
complexión ¿tiene algo llamativo? Tal vez alguna peca, lunar, el pelo de colores, un grano, un 

rasguño o una marca de nacimiento ¿eso la hace diferente?
Ahora gira el rostro y observa tu reflejo en la ventanilla ¿que hay de raro en ti? Realiza una rápida y 
detallada autocrítica sobre tu aspecto. Lejos de inseguridades y complejos físicos ¿eres tan diferente ala señora que duerme? ¿que hay en ti que no sea normal?

Sois iguales, pero al mismo tiempo diferentes y aun así, estáis dentro de la normalidad. Nada destaca en ninguna de las dos, porque nada hay que destacar. No intentáis sobresalir entre los treinta 
pasajeros del vagón. Solo sois dos personas más.

Ahora piensa ¿por que no es siempre así? ¿por que diariamente nos dedicamos a buscar lo diferente 
en otras personas para criticarlas, sea bueno o malo? Fácil. Porque queremos destacar nosotros.
Conformarse con la normalidad, se siente como renunciar a nuestro individualismo, nuestro je ne saispas que nos hace únicos.


¿Y sabéis que? Tenéis razón.
Porque al final, cada uno es único en su propia y especial normalidad. Todos destacamos y todos 
somos esenciales en nuestra maravillosa y particular manera. Por eso, si cada uno es único ¿que 
ganamos criticándonos? ¿que ganamos gritando y recordando continuamente al mundo lo que hay de diferente en nosotros para que nos reconozcan?
"Yo soy gay. Soy bixesual. Hago macramé. Escribo un blog. Leo más que tu. He viajado más. Soy 
hétero. Soy nacionalista. Soy pansexual. Tengo un tatuaje en el culo. Mi vida es peor que la tuya" y muchas contestaciones similares que hemos podido oír durante infinidad de conversaciones, o lo que es peor, como presentación al conocer a alguien muevo. 
Es como si tuviéramos una necesidad obsesiva y continua de gritar lo que somos, antes de que 

siquiera la persona en cuestn pueda pararse a hablarnos y conocernos.
Que me parece muy bien la lucha de muchos grupos y organizaciones en busca de sus derechos, pero personalmente, la mejor forma de conseguir objetivos tan grandes como esos, es que primero se 
tomen sus propias situaciones con normalidad. Una pareja, es una pareja, da igual como este formada pues nunca estará fuera de la norma. Y así, con cualquier situación política o ideológica. 
Deberíamos aprender a tomar nuestras propias ambiciones como lo normal, y respetar las de los 
demás, porque, parafraseando a Nelson (Los Simpson) “ja-ja. Es diferente” 

Quemonos y concibamos nuestra propia vida dentro de esa caótica y extravagante normalidad. 

Basta ya de querer destacar sobre los demás y así sentirse superiores a ellos
Ojo, que esta bien ascender en cualquier aspecto de la vida, pero no por ello debemos convertirlo en 
nuestra marca ,en nuestro cartel gigante de neón a modo de presentación.

Todos y cada uno somos especiales. Todos tenemos algo increíble que ofrecer para de hacer de esta 
una sociedad mejor. Pero el primer paso, es aceptar la rara normalidad de los demás, y lo mas 
importante, la nuestra. 

No hay comentarios:

¡Tu comentario mantiene el blog vivo!